viernes, 27 de mayo de 2011

Un par de recuerdetes



Estas dos ilustraciones han sido hechas muy recientemente para una exposicion en madrid y un regalo especial de cumple para una amiga. Con estas y la más reciente parodia Paladines Del Horóscopo creo que queda claro que si no seguí haceindo Dragonfall no fué por falta de mala leche, sino porque habíamos agotado el tema. (esto lo saco a colación de la cantidad de veces que me preguntan si volvería a Dragonfall)



Si que me hubiera gustado haber sacado, como ya dije, un librico especial para celebrar el 15 aniversario, con material nuevo y bocetos ineditos, así como una exposición en el marco del Salón del Manga de Barcelona, en cuya fundación colaboramos con el primer cartel y un infame primer intento de mascota, por lo que siempre me he sentido muy apegado a él. (hoy dia es dificil no sentirse apegado, porque es una especie de lasaña de stands, con relleno de otakus haciendo argamasa.)

Por desgracia, las circunstancias conspiraron en contra y ni hubo acuerdo con los editores (Panini no se atrevía hasta que saliera el paladines) ni Ficomic tenía presupuesto para otra exposición....

miércoles, 11 de mayo de 2011

Atracción por la oscuridad (4) Midnight Rockers. Un buen intento.






Despues del tiempo de deriva en que anduve de aquí para allá con el proyecto de The Dark entre editoriales, y tratando tambien de entrar en el Jueves, sin ningún resultado, me acabó pasando algo parecido a lo que me ha pasado ahora: Agoté mis fondos y no tenía ningún otro trabajo porque me había empeñado en ir a Barcelona a pillar curro de dibujante a toda costa y sin pertenecer a ninguno de los corrillos de amiguetes que se editan entre ellos. Para colmo, entonces no tenía, como ahora, dos comics recientes vendiendose que me reportarían algun dinero tarde o temprano. Por supuesto, el batacazo fué de órdago, así que me ví de la noche a la mañana recorreiendo las ETTs y empezando a currar de teleoperador. Primero timando a la gente en Jazztel, y luego, ya simplemente importunándola en TNS Demoscopia. Corría el año 2006.

Por entonces mi principal sosten, sobre todo psicológico estaba siendo mi pareja de entonces, Verónica. por ella me prometí a mi mismo que por muy harto y deprimido que volviera a casa cada dia seguiria dibujando e intentando sacar adelante mis proyectos. La verdad es que el tiempo que me tiré haciendo encuestas fué bastante surrealista, y coincidí en aquel curro con algunos antiguos fans mios, algunos de los cuales han acabado convirtuiéndose despues en profesionales.



Por mediación de otro amigo, Joaquín, representante que suele mover mis muestras por toda clase de convenciones, contacté con mi viejo conocido Jorge Iván, que ya me había editado en su día Templarios y Darkbreed y que actualmente edita en Dolmen . Tras unas conversaciones se quedaron el proyecto de The Dark (ya entonces rebautizado Rockers) con la condición de que se publicara en formato manga, porque yo era un autor "cercano al manga" Yo ya había empezado a producir páginas en DIN A3, pensadas para un prestige, y quise continuar así para no estropear la estética. Luego vería que esa decisión iba a ser fatídica.



Como además, en aquel momento estaba viviendo una situación creativa un tanto radical, marcada por mi estado de ánimo de esos meses, le pegué un cambio drástico a la ambientación, pasando del entorno urbano original a una suerte de ciudad gótica postapocalíptica en la que intenté mezclar elementos reciclados de Darkbreed, Templarios y hasta StarHounds, porque metí hasta naves espaciales y algun robot. Mi idea era que el mundo había sufrido la ira de dios, o algo así, y ahora estaba infestado de demonios y criaturas sobrenaturales, y que solo una alianza entre humanos y vampiros había conseguido mantenerlos a raya. El entorno era un poco a lo Blade Runner mezclado con warhamer 40.000, con una especie de policía vestida de cuero negro patrullando las calles en busca de monstruos que aniquilar.

El concepto de los protagonistas, al que alude el título, es que existe una suerte de casta de cazadores de monstruos que son a la vez bandas de Hard Rock y Heavy Metal, jugando con el supuesto de que ál tocar "la música del diablo" atraerán la atención de los seres demoníacos. Toda esta imaginería me viene de mi amor de toda la vida por esta música, aparte de la influencia en aquel momento, de series como Hellsing o el videojuego Guilty Gear (recomiendo la escucha de su banda sonora, es un puntazo) y la estética a lo Final fantasy VII, con ese rollo entre gótico y steampunk.





















La historia que preparé para llenar las 100 páginas que iba a tener el libro contaba como la joven vampira Rachel se incorpra a la banda comocida com los Midnight, donde toca Guy el chico lobo (así volvía a utilizar a mis personajes estrella de Darkbreed) en medio de una situación convulsa en la ciudad donde se desarrolla casi todo el libro, la capital de ese "reino conjunto" donde la alianza entre humanos y vampiros está a un tris de romperse debido a las ambiciones de poder del oscuro principe Locke y su horda de asesinos. Toda la historia gira en torno a la relación de los protagonistas con Locke y a búsqueda de un objeto mágico llamado Belakith que puede aniquilar a cualquier vampiro y que se podría convertir en una pieza clave en un nuevo orden.





























El tono de la historia ya mostraba una maduracion en los guiones muy cercana a mis últimas obras, con una adecuada proporción de lo serio y lo cómico, cargando las tintas en lo oscuro, como era lógico, y quizá siendo algo cafre en aspectos sangrientos. De todas formas, si la rehiciera hoy dia, seguramente solo reharía ese entorno tan fantasioso, (muy chulo visualmente, pero un tanto puesto "porquesí"), eliminaría el elemento postapocalíptico y lo basaría todo en un sistema de portales entre mundos abiertos merced a una arcana tecnología revelada a los humanos por seres sobrenaturales. (pero no me hagais mucho caso) En términos generales no tengo quejas. ha sido uno de mis comics mejor hechos y más redondo


De cualquier forma, la suerte no acompañó a Rockers, la edición de Dolmen, efectivamente fué formato manga, pero incluso más pequeño que los tomos manga que yo tenía en mente, y de todas formas, reducir a ese tamaño los DIN A3 fué desastroso. Todos los que se hicieron con uno se quejaron de lo pequeño que se veía todo y llegaron a pedir que incluyéramos una lupa en cada número. Además el precio fué muy alto para esas 100 páginas y poco, porque un tomo manga de 200 cuesta unos 8 euros y aquello costaba 10. Para colmo la distibución fué absolutamente caótica, llegando a aparacer en muy pocas cantidades y saltandose la tira de tiendas. A estas alturas aún es mucha la gente que me sigue y no sabe que ese comic existió. A un fan de Murcia le acabé mandando por correo una copia yo mismo este año pasado. Como ya digo fué un poco cagada de todos y yo asumo mi parte.

Durante un tiempo aún estuve esperando noticias de Dolmen, pero ante las escasas ventas la que iba a haber sido una serie de varios libros se suspendió de forma indefinida. Yo, desanimado seguí adelante con mis cosas y, ya más tarde, despues de que se empezara a vender Dragon Fall en Francia, empecé a hacer lo que acostumbro con material de viejos comics embarrancados, reciclarlo en proyectos nuevos. La rockera japonesa keiko, convertida en la Ninja reiko, se incorporó a Kung Fu Mousse, donde también reciclé la historia de amor lésbico de las protagonistas de Star Hounds, ya más madurada. Los diseños estilo gótico-futuristas de la orden de guardianes vampiros y la ambientación steampunk, junto con el elemento espacial de Star Hounds han acabado alimentando el proyecto Witchgears, que espero ver algun dia materializarse en un buen libro a todo color.











Pero a Rachel y Guy no los he vuelto a utilizar... ¿y porqué, se preguntarán algunos avispados lectores? Digamos que entre las ideas que estoy barajando para webcomic, existen grandes posibilidades de que cierto hombre lobo macarra y cierta nena vampira vuelvan a dar guerra en el medio digital, y si puede ser, impreso.

Por cierto, que yo aún conservo ejemplares del Rockers editado por Dolmen. No hay muchos pero puedo seguir vendiendolos y mandandolos por correo mientras haya existencias.

sábado, 7 de mayo de 2011

Una consulta rápida



Tal como está la cosa quizá es una pregunta que llega tarde, aparte del hecho de que estoy de momento comprometido tanto con Glénat como con Panini para Kung Fu Mousse y Paladines, al menos mientras me den motivos para seguir con ellos, y aún tengo un par de proyectos en espera de que me digan algo, pero esto es una duda que me corroe desde que hablé hace poco con jesulink, el de Raruto.

¿Cuanta gente preferiría comprar directamente mis próximos productos desde una web, teniendo en cuenta de que serían en formato 50 páginas B/N a unos 10 leuros o 150 Pag B/N a 15 leuros? La autoedición ya la contemplé hace años, pero entonces no la veia nada segura, de hecho, cuando Planeta me dejó tirado con Starhounds, mis padres me ayudaron a intentar autoeditarmelo, pero entonces los procedimientos eran otros, y nos salió tan caro que solo llegamos a dos números.

Hoy el panorama es distinto, y mientras exista interés por el papel, la cuestión es sí la autoedición sale o no a cuenta. la revolución digital y el aumento de los contenidos descargables está haceimdo encoger el ojete a las distribuidoras, que son las que fijan los precios del comic impreso, ya que podrían ser perfectamente mucho más baratos.

Como buen idealista, yo estaba empeñado en que mi trabajo alimenticio fueran a la vez mis propios proyectos, pero ahora podría ser cualquier cosa, y en cuanto a mis propios proyectos, estoy reconsiderando todo el procedimiento, de ahí esta duda y esta consulta. Desde luego, cualquier trabajo de encargo va a tener que ser algo seguro y si puede haber un anticipo, porque si nó, me meto a cualquier otra cosa. Un proyecto que se presenta a las editoriales tarda un porrón en materializarse, así que no lo puedo considerar trabajo alimenticio.

De momento ahí dejo en el aire la pregunta, si me lo acabara planteando en serio, tendría que ser en blanco y negro por razones económicas, aunque más adelante ya se vería, por ahora para editar a lo grande dependería de las editoriales. El tiempo dirá cual será la dirección a seguir.

viernes, 6 de mayo de 2011

Nos ha jodido Mayo con sus flores.

Debido a lo cojonudamente bien que va el tema editorial en este pais, sumado a la maravillosa crisis que nos estamos comiendo a bocaos gracias a la banca y que sus amiguitos de la derecha andan ahora diciendo que ellos se van a ocupar de todo, que les comamos de la manita, y ya de paso de otro sitio, me veo abocado a un callejón sin salida, similar al que me ví en los 90. Esto no da más de sí. Kung Fu Mousse y Paladines se estarán vendiendo muy bien (que eso lo he comprobado) pero ni así yo puedo vivir de esto. Como además fuí tan lerdo de quedarme esperando dos años por unas liquidaciones desde Francia que dejaron de llegar porque la editorial quedó tocada por la crisis allí y tardó dos años en decirme que cancelaban mis colecciones, y volví a ser tan lerdo de esperar medio año más para ponerme a tope con dos proyectos de comic muy jugosos que se quedaron en la cuneta por incomparecencia de los guionistas, he quemado todas mis reservas, y no me queda otra que ponerme a buscar curro de lo que sea. Ya hablé con amigos mios webcomiqueros al respecto, y, si, hace años podría haberme puesto a a hacer un webcomic que hubiera acabado (o no) teniendo éxito como para autoeditarmelo, pero entonces no creía en ese sistema, (soy de la quinta que adoptó el ordenador a regañadientes) y ahora ya no hay tiempo.

Estoy mandando CV a saco a todas partes, desde trabajos de teleoperador, donde ya tengo experiencia, empresas de videojuegos, o editoriales, hasta supermercados. Si me cogen en cualquiera de estos sitios, me temo que voy a tener que cancelar todas mis anunciadas apariciones en eventos, porque en ningún curro me van a dejar ausentarme fines de semana enteros por la patilla y en el primer año. Yo puedo asumirlo, porque se trata de comer y pagar el piso, pero soy consciente de que un montón de eventos cuentan conmigo aquí y en Francia, así que ya veremos como se desarrolla todo, y espero joder a la menor cantidad posible de gente. Si no encuentro nada este mes, igual me aguanto a despues del verano, pero todo dependería de cuanta pasta me sacara en commissions o vendiendo páginas en estos eventos que he mencionado. Por ahora, eventos que han contado con tenerme allí son el Level Up Leon, el Japan Expo y Paris Manga , en Francia, el Otakuart y Ficromic de Valencia (al que no faltaré porque es justo la semana que viene y sería mucha casualidad) La CifiCom de madrid, y otros por confirmar.

Por supuesto, sigo en los tebeos, así que intentaré pillar algo a media jornada, pero lo dicho, por ahora acabo de empezar a mandar CVs, pero si empiezo a cancelar apariciones en eventos ya sabeis porque es.

Esta vez no hay dibu para el post. Francamente, peña, no estoy de puto humor..

miércoles, 4 de mayo de 2011

Venta de originales

Mientras voy planeando un nuevo website con más secciones, ando preparando algunas como la tienda. Estoy empezando a mover páginas originales de varios de mis comics a ver que recepción tienen. por ahora estoy poniendo las de DIN A3 como Starhounds o Kung Fu Mousse a 60 leuros y las de DIN A4 como Dragonfall y Paladines a 30. las de Dragonfall pertenecientes al Nº cero tendrían un precio especial que aún no he fijado. El Paladines de los 90 lo guardaré de momento por si acabamos reeditandolo.

Estas son algunas de las primeras que anuncio por aquí, iré incorporando nuevas poco a poco:

FH: Dracula Returns, tintas de Edu Alpuente, DIN A3













FH: MangaWars, tintas de Edu Alpuente, DIN A4













DragonFall Nº Cero, tintas de Álvaro López, DIN A4